Por Jessica Zamora

Con un estadio pletórico, la afición desbordando pasión, toda Tijuana paralizada… este sería el escenario y ambiente perfecto cuando llegue el día de retiro del pelotero tijuanense Óscar Robles. Para muchos deportistas pensar en el retiro provoca temor, pero no es el caso del tercera base de Toros de Tijuana, quien tiene bien orquestado ese momento en el que deba decir adiós al beisbol.  

¡Óscar, Óscar! corearían su nombre luego de que el pelotero sacara el último out. Tiene bien pensado el ambiente en el que le gustaría culminar su carrera como pelotero, pero ¡ojo! aún no precisa cuándo llegará ese día…

“¡Claro que sí (he pensado en el retiro)! Todo se acaba, lo tenemos presente pero ahorita estoy enfocado en Toros de Tijuana, mi ciudad necesita un buen espectáculo. Lo he platicado (retirarme en Tijuana)… sacar el último out, ver que la gente se vuelva loca, un día después hacer un desfile en la zona del río”, comparte el tijuanense.

Sin embargo, Robles aún tiene mucho por darle al beisbol y él mismo lo platica en una charla con Pizarra Magazine.

Fue por la década de los 80 cuando Óscar Robles -de apenas cinco años-  tuvo el primer contacto con el “rey de los deportes”, su encuentro con el beisbol no fue casualidad, pues es herencia familiar por parte de su padre.

Precisamente, el amor que su padre le inculcó por este deporte es el que lo ha mantenido vigente, además del hambre de continuar trascendiendo.

“El hambre de seguir disfrutando lo que te inculcaron tus padres. Recuerdo que a los ocho años mi señor padre se enfocaba en mí, en las prácticas de beisbol, entrenábamos dos o tres veces por semana y los fines de semana íbamos a los partidos, ahora aquí está el fruto de eso, aquí seguimos todavía practicando este bello deporte, agradecido con mi familia”, comenta el pelotero de sus inicios.

Si hay un momento épico en la carrera de Óscar Manuel Robles Arenas, es su debut en Grandes Ligas. Aquel 9 de mayo del 2005 está muy presente en la mente del pelotero. Una sonrisa peculiar figura en su rostro cuando recuerda ese día en Missouri.

“Estaba en la ciudad de México, recibí la llamada de que al otro día tenía que volar para San Luis Missouri (jugaban Dodgers vs Cardenales). Fue un momento inolvidable para mí y para mi esposa (Elena Orozco) que estaba conmigo en ese momento; son momentos que siempre los tendré en mi corazón. Estoy agradecido con Dios que me ha dado la dicha de ser esta persona”, recuerda.

La trayectoria de Robles ha sido vasta, con más de una década de su gran debut hay muchas historias que el pelotero tiene por contar. “Ahora de veterano recuerdas tantas anécdotas: enfrentarte a varios peloteros que nunca imaginé, el ser compañeros de jugadores que nunca pensé, el conocerlos….”

No obstante, toda historia tiene que pasar por tragos amargos y para Robles fue el fallecimiento de su madre, un acontecimiento que no sólo marcó su vida personal, sino que estuvo a punto de hacerlo en lo profesional.

“El fallecimiento de mi madre, fue un golpe duro en mi carrera e inclusive estuve a punto de retirarme del béisbol para dedicarme a mis hermanos. Mi esposa me ayudó en ese momento, ella fue la que me hizo fuerte, ayudarme a reflexionar un poco en este tipo de decisiones y aquí estamos”, expone sobre el sensible tema.

Es un hombre agradecido, pues cada logro es dedicado a su familia, en honor a la memoria de su madre, en gratitud a su esposa que ha sido su pilar. Sólo falta demostrarle el reconocimiento a Tijuana, su ciudad natal.

“A estas alturas de mi carrera y estando en casa, anhelar o disfrutar un campeonato para Tijuana será lo máximo, pero no podemos adelantarnos. Hay mucho camino que recorrer pero con la mentalidad puesta en un campeonato, uno que la directiva, jugadores y sobre todo los aficionados anhelan, un campeonato aquí en Tijuana que se lo merece”.

Óscar Robles, una historia a la que aún le faltan varios capítulos por escribir.

“Voy año tras año, ahorita tengo 39 años y no es fácil mantenerte en un nivel. Voy a mentalizarme en este año y ya si Dios quiere, si me da salud y fuerza, podría pensar en un año más”, concluye.

Nombre: Oscar Manuel Robles Arenas

Edad: 40 años

Posición: 3B

Batea: Zurdo

Lanza: Derecho

Debut en Grandes Ligas: 10 de mayo con Dodgers (2005)

Último equipo en Grandes Ligas: Padres de SD (2007)