SAN DIEGO — El Juego de Estrellas podría ser uno de los últimos partidos deCarlos Beltrán con el uniforme de Yankees de Nueva York. Es la naturaleza del negocio y el veterano jardinero puertorriqueño lo entiende.

”[Si me cambian] sería el tercero de mi carrera en medio de la temporada. El primero fue cuando estaba en Kansas City y luego con los Mets de Nueva York”, dijo Beltrán a ESPN Digital el lunes en las festividades del clásico de mitad de temporada en el Petco Park de San Diego.

”Así que eso no está en mis manos. Lo que está en mis manos es venir todos los días a ayudar a la organización que represento y enfocarme en eso”, agregó.

En el último año de un contrato por tres temporadas, Beltrán ha sido el mejor bateador de los Yankees, que básicamente necesitan un milagro en la segunda mitad para meterse en la carrera por avanzar a la postemporada.

Varios equipos contendores están a la espera de que Beltrán, quien bateó .299 con 19 jonrones y 56 carreras impulsadas en la primera mitad del torneo, esté disponible para ser adquirido en las próximas semanas.

Nueva York (44-44) entró al descanso en el penúltimo puesto de la División Este del joven circuito, a 7.5 juegos de Orioles de Baltimore, y 5.5 juegos de un puesto Wild Card. Siete conjuntos están mejor posicionados que Nueva York en la carrera por llos comodines.

Pero Beltrán, quien fue enviado de Kansas City a Astros de Houston en la última parte de la temporada del 2004 y luego de los Mets a Gigantes de San Franciscoen julio del 2011, no deja que ese tipo de pensamientos se interpongan en sus responsabilidades.

”Esas son cosas en las que no te puedes enfocar. No puedes pensar en cambio. Esa actitud te limita para salir al terreno”, dijo Beltrán. ”Que pase lo que Dios quiera y al final del día, si me cambian, el equipo que me tome, entonces piensa que lo puedo ayudar”, agregó.

Beltrán, un nueve veces Todos Estrellas y Novato del Año de la Liga Americana hace casi dos décadas, ha encontrado la forma de desafiar el tiempo y las lesiones para mantenerse entre los peloteros más productivos de su generación. En el Juego de Estrellas, solamente los dominicanos Bartolo Colón (43 años) yDavid Ortiz (40), son más viejos que Beltrán (39).

”Me encanta el competir con los jugadores jóvenes. Los peloteros jóvenes de tu equipo te mantienen joven porque te obligan a trabajar, además de la obligación que uno tiene de dar el ejemplo por la manera en que trabajo, que estudio el juego”, dijo Beltrán, un potencial miembro del Salón de la Fama que batea .281 con 411 jonrones, 311 robos y 1,499 carreras impulsadas en 19 años en las ligas mayores.

”La competencia es lo que me mantiene en juego. A veces, uno llega al estadio un poquito cansado, pero sabes que enfrentarás un gran lanzador y entonces tienes que prepararte, hacer lo que tenga que hacer para salir al terreno y competir”, dijo.

Mientras se prepara para completar su contrato con los Yankees, Beltrán admite que se siente privilegiado por ser el centro de atención del mercado de mitad de temporada a una edad en que la mayoría de sus colegas ven los partidos por televisión.

”Honestamente, para mí es un verdadero honor”, dijo el puertorriqueño.

”Uno ha trabajado duro durante su carrera para ser consistente y hacer buen trabajo y gracias a Dios a los 39 años sigo produciendo. Saber que otras organizaciones piensan que puedo ayudarlas, me motiva y me empuja a seguir adelante”, apuntó.